Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Hasta aquí

Todo termina, siempre. Una de las cosas que han terminado es este blog, y lo ha hecho de forma natural, no podía ser de otra manera. La vida cambia, muta, se enrosca y desenrosca, sube y baja como la marea y cada momento pide una actitud, una respuesta que con el paso del tiempo deja de tener sentido.

Vacaciones en Nunca Jamás ha sido el escaparate al que se han asomado mis versos durante algo más de un año. De aquí ha salido "Últimas puntadas al sudario de Laertes" y más: tres poemarios que quizá nunca publique en papel y otros muchos poemas que se han quedado en este espacio, lavando sus heridas con el agua del mar.

Ahora escribo de otra forma, en privado, casi en secreto. La vida me ha llevado a esto. Seguramente publique de vez en cuando algún poema en mi blog "principal", Arte y parte, de la misma forma que publicaré allí dibujos, fotografías o prosa. Prefiero concentrar mi actividad "blogera" en un solo lugar.

Ya veremos lo que trae el futuro; quizá vuelva aquí o quizá cree un nuevo escondite. Todo dependerá de lo que vaya encontrando tras cada esquina. Gracias a los que estáis al otro lado, espero no perder vuestra sombra.