Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

domingo, 21 de junio de 2009

Pájaros

Al ocaso
le han crecido pájaros,
aves migratorias
huidas del frío
con las plumas mojadas
en tinta invisible

pintan
con su luz fosforescente
el paisaje de este Madrid que arde
que me despeina
me baila
me sonríe
y se alfombra
de adoquines dorados
cuando el sol cae
y vuelo hacia tus brazos;

a este ocaso en Madrid
le han crecido pájaros:
tus rizos tatuados
en mi espalda,
la transparente caverna de tus ojos
y el mar,
océano en mis dedos
que nos acuna
el sueño y la esperanza;

abro los ojos, despierto y sonrío
con pájaros
que crecen en tus labios.

4 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

¿Sus labios son acaso el ocaso? Parece que sí. Donde crecen los pájaros.

Antonia Cánovas Costa dijo...

...
..
.
Los pájaros no lloran
solo, cantan su melodia
cuando despierta el sol

yo les llamo had@s... como tú
precioso Mayte
sobre todo por hacerme sentirlo
y creo,... creo que los oigo

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Son pájaros que cantan al amanecer... sus labios lo son todo, Jose, todo.

--------

Escuchalos, Antonia, ahora están por todas partes aquí, en Nunca Jamás.

Besos a ambos

Adolfo González dijo...

Eres buena, Mayte. Un abrazo.