Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

jueves, 11 de junio de 2009

N.

Los viernes
bocadillo de nocilla
y dos días enteros sin planear futuros.

Odiaba a Noemi,
me gustaba Mafalda
y tu voz aún me suena
a Beatles y atasco.

Aún no terminamos de entendernos
ni de crecer
ni de ser tan pequeños
y vuelvo a recordar que nunca
me cayó bien tu padre
y a tu madre
no podía entenderla...

nunca llegué a colarme
por aquella ventana,
dejamos cientos de planos dibujados
y cartas
y te quieros
y dragones
(los tuyos dan más miedo,
los mios tienen versos)
y si,
serás el rey de las abuelas
y me lo contarás
mientras te hablo
de un nuevo amor
o del amor de siempre...

tú no lo entenderás,
pero reiremos
ya sin el bocadillo de nocilla
ni el uniforme
de mono amaestrado.

1 comentario:

Jose Zúñiga dijo...

Veo aquí un pequeño giro. Estaré atento.