Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

martes, 16 de junio de 2009

Me rompiste

Me rompiste, si,
en pequeñas porciones
de universo helado
reventado en silencio,

me rompiste, si,
pero no me mataste
y aún tengo un corazón
que late, cada célula
eléctrica
sigue aún respirando
y la vida
de sangre caliente y batallas ganadas
me arrastra como lluvia

y aunque te sigo amando
el océano es
mayor que aquella lágrima
que llevarás por siempre prendida a tu espalda.

2 comentarios:

Adolfo González dijo...

Ya se acabó la sección de poemas dedicados con la incical del nombre? Abrazos

Mayte Sánchez Sempere dijo...

No Adolfo, no se acabó... es solo que de vez en cuando el corazón se me revuelve.

Un abrazo