Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

jueves, 18 de junio de 2009

A1

Siempre necesitaré tu mano
para cruzar la calle
o ir hasta la tienda,
siempre tu voz
para guiar mis pasos
que se pierden
en este mapa
lleno de calles falsas...

y mira que es fácil orientarse
cuando se trata
de atravesar espacios
pero la vida
está mal cartografiada
y ahí estás tú,
que lloras, me regañas,
me pintas la sonrisa
de cuando éramos niñas
y me querías más
que al pan con chocolate,

nos reímos juntas con cada
- va a ser eso
- va a ser
y seguimos convirtiendo
sillas en caballos,
dibujando teatros
y salones de baile,
internados, jardines, piratas, indios, barcos...

ahora te llamo
que hoy no hemos hablado
y tengo que contarte
algo importante.

3 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Pensé que lo había soñado, pero no: hay otra "A". Y bien diferente a esta. Algún día me lo contarás.
Bss.

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Je je, tienes razón, Jose... acabo de ponerles número a las Aes, porque aún me faltan dos y va a ser demasiado lio.

El número obedece al orden en que entraron en mi vida...

Ani dijo...

Pues yo aquí estoy, esperando tu llamada....sentada en mi "silla-caballo" y comiendo pan con chocolate....genial!!! eso sí, vaya guía has elegido, si yo nunca tuve sentido de la orientación!!!
Un besazo.