Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

lunes, 11 de mayo de 2009

Sniper

Rabia y amargura
en balas de silencio,
subes a tu azotea
y desde allí
cegado
observas los esfuerzos inútiles de mi alma
por huir del dolor
y seguir caminando
y desde tu atalaya
"llámame dios"
disparas
tus balas de silencio
cargadas de razones.

2 comentarios:

Victor Vergara (gato) dijo...

El silencio duele más que el plomo.

ABRAZO.

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Dónde va a parar...

digo que yo que lo breve si breve, dos veces breve... que no pareces tú :D

Besos