Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

sábado, 9 de mayo de 2009

Quizá Julia

¡Qué catástrofe,
para el embrión perdido,
abortar padre y hogar
al mismo tiempo!

Tus pies que no llegaron a formarse
huyeron aterrados
antes del primer paso
y tu boca que aún sueño anclada a mis pezones
se cerró
sin llegar al llanto de victoria.

Te fuiste en buena hora
por no sufrir la espera
y de ti sé
que no volverás nunca
que tu latido solo vivió en mi sangre
el tiempo necesario
para que yo supiera
que fuimos una
sangrando el mismo instante.

2 comentarios:

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Seguro que se sintió deseada. Triste y hermoso.
Un saludo

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Gracias Antonio por pasar por aquí.

Un abrazo.