Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

martes, 26 de mayo de 2009

Hay un tú

Porque siempre hay un tú
en cada poema,
un tú que se esconde
del yo que le llama,
porque siempre hay un tú
en los días sin nube
en los cafés sin leche antes de cada siesta
y hay un tú que navega
y hay un tú que naufraga
y eres tú
en cada verso
la sal de la palabra
que hay un tú,
no un nosotros
y eso
a veces
me mata.

3 comentarios:

Adolfo González dijo...

El tú y el yo se llevan la palma, pero están rellenos de él, de ella, de nosotros, de vosotros, de ellos.

Pienso que lo mejor es variar, no esclavizarse en consideraciones acerca de quien debe o no ser el hablante del poema.

Además, el poema, aun siendo desde un tú o desde un yo, no tiene porque hablar de uno mismo. Las cosas mismas, tan mudas ellas, hablan, y la poesía se aproxima a veces con su sonido a ese silencio.

Otra cosa: me parece que entré otro día en tu blog, pero no me gustó. No recuerdo haber leído poemas, sino que vi cosas que no llamaron mi atención y ya ni siquiera seguí leyendo. Sin embargo, hoy acabo de entrar como ves, y me ha gustado leer estos últimos poemas, los de la última página, los que me ha dado tiempo a leer.

Adolfo González dijo...

Ah, ya sé...Acabo de descubrir que tienes varios blogs. Éste no lo conocía, pero es al que seguro vuelvo de visita porque, como te digo, me ha gustado leer estos poemas.

Carlos dijo...

Además de un tú y un yo, un buen psicologo-argentino, tal vez te diría que hay un super-yo ;)

Te acabare cogiendo el gusto o por lo menos enganchándome, estamos en los 15 días sensibles, por lo que se ve ;)
Un abrazo inmenso y gracias por escuchar mis quejas :)