Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

viernes, 22 de mayo de 2009

Espejos paralelos

Caí de pronto entre espejos paralelos
la espalda
cargada de bártulos ajenos,
el vientre redondo en espera de noticias
y el pelo
que me ha crecido tanto
y se enreda en cada rama naciente
de esta primavera,

un nuevo lunar en la rodilla,
esa constelación
que me traje del cielo,

y la boca
plagada de promesas
y las manos
vacías de cosquillas

la cabeza bien alta,
el cuello siempre erguido
y los tobillos
atados a las algas

y en la planta del pie
una sombra prendida,
un agujero en el centro de la frente
y en el pecho
clavado
un interfono

debajo de la axila
la cueva de altamira
y entre las piernas
un baile de disfraces

y allí donde el omóplato pierde su casto nombre
las alas de gaviota mojadas de recuerdos.

1 comentario:

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Espero verte renacer espléndida de entre tus palabras germinadoras.
Un saludo