Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

viernes, 20 de marzo de 2009

Compañeros de armas

No quiero tener que decirles a tus hijos

_____Vuestro padre os quiso

estoy segura
de que lo saben
y tú
aún no estás muerto.

No quiero tener que contar como
nos abrazamos
aterrados
al fondo de la trinchera
mientras veíamos caer
uno
por
uno
los sueños que abrigábamos
cuando éramos manta.

No quiero disparar
ni un solo
tiro más,
no puedo hacerlo,
el dedo
de apretar gatillos
esta metido hasta el fondo
en tu herida...

si lo saco
podríamos desangrarnos.

1 comentario:

Jose Luis Zúñiga dijo...

Ser manta que abriga sueños, ser dedo que tapona hemorragias... En verdad, hay mucho aquí.