Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

lunes, 9 de marzo de 2009

Brindis

Brindo por la nada
que quedó en nuestras copas
trás el último sorbo
de estúpidas sonrisas,
brindo por llenarla
de nuevo con el vino
de atlánticos sueños
y bautismos de estrellas.

Brindo por el vacío
que espera aún llenarse,
por la mujer desnuda
que sólo tú conoces,
la que teje el sudario
de un amor que no muere
con hilos irrompibles
y puntadas etereas.

Brindo y muerdo la copa,
mastico los cristales...

¿me matará el veneno
o lo harán las heridas?

4 comentarios:

Jose dijo...

¡¡¡¡Salud!!!!
Besos

Jose Luis Zúñiga dijo...

Brindemos, faquiresa.

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Brindo contigo, JOSE... a ver si junto 10 minutos y te escribo, que te tengo abandonado.

Un besazo más ancho que el Ebro

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Je, je, je, faquiresa, como mola...

Nos vemos... por ejemplo el jueves

Besos