Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

domingo, 22 de febrero de 2009

Entre paréntesis

El izquierdo abierto,
expectante,
va amontonando y tomando
de la mano
cada momento vivido
y cada instante,
cada verso reptil,
cada libro llorado.

Se abre el telón
y aparece un paréntesis,
como un aparte
que el director de escena
se empeña en que susurre
aunque no escuche nadie.

Y yo declamo,
sin gracia, ni voz, ni vocación ninguna
que soy feliz
si al público interesa
mientras busco,
quizá algo sobreactuada,
el paréntesis derecho
que cerrará la escena.

Sé que lo tienes tú
en algún sitio,
sosteniendo, quizá,
tu propio infierno,
sé que lo tienes tú
y aún no lo quiero,
guárdalo un poco más,
te va a hacer falta.

1 comentario:

Alicia dijo...

Este poema es realmente bueno. Me ha emocionado y lo he leído y releido.
un beso con paréntesis cerrados
Ali