Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

domingo, 15 de febrero de 2009

Aliento

Y solo quiero derramar en tu boca
ese aliento, que a veces, no te alcanza
para trepar la cima
como un sherpa,
manos y pies desnudos,
ebria el alma
y alegre cada paso,
cada roca,
cada rincón oscuro y casi helado,
alegre cada herida que aún no sana
pero sabe que "vida"
es también esto.

Y solo quiero
derramar en tu boca
mi aliento de esperanza y de montaña.

2 comentarios:

Giovanni-Collazos dijo...

A veces también nos quedamos con poco aliento, pero nos detenemos, respiramos y seguimos. Es un bello poema, para mi gusto.

Te leo, Mayte.

Un abrazo.

Gio.

Clarisa Vitantonio dijo...

Mayte,

He visto tus otros blogs, muy buenos. Ese respiro que has puesto en el poema, como un relato de la situación, me pareció precioso. Muy lleno de magia.
Abrazos
Clarisa