Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

viernes, 27 de febrero de 2009

Posees la grandeza
de algunas catedrales,
la serena quietud
del dolor hecho piedra,
tesoros olvidados
tras lápidas de marmol
con nombres de mujeres
que no te conocieron.

Florece en tus rincones
un sabio musgo antiguo
y baila en tu aliento
el polvo de los siglos,
la palabra del hombre
que amó y fue condenado;

cuando un rayo de sol
golpea tus vitrales
te inundas de colores
y asciende un vaho suave,
sudor de duro suelo
que se sabe, aún pisado,
obra de un dios que crea,
milagro de equilibrio;

belleza en cada piedra
y piedra hecha carne,
carne y huesos de hombre,
tu vertical paciencia,
tu ingrávido tesón,
tus seguros cimientos,

tú,
catedral, refugio,
lección para arquitectos,

tú,
siempre en construcción,
sueño de un loco,

tú,
eterno habitante del centro de mis plazas.

miércoles, 25 de febrero de 2009

My, me, yours

Te regalo mi nombre,
pronúncialo despacio
saboreando
sus vértices
que ya te pertenecen,
penetra sus secretos,
sus rincones,
juega con él
y acaricia sus curvas,
pocas, lo sé
y nunca peligrosas;

es un nombre pequeño
al que tú diste vida,
tres letras tuyas
en las que cabe todo,
cumbres y valles,
espiral casi ombligo,
cópula, conjunción, unión eterna
colgada al final,
llena de esquinas,
mi nombre
que en tu boca
se hace milagro y carne.

Espuma de mar

Camino aterrada
el filo
de tu orilla,
tu espuma se me enreda
procaz
en los tobillos,
espuma esperma frio
fecunda
mi esperanza,
la bala de mi nuca,
el aire que me falta
y sueño con mis huellas
pintadas en tu espalda.

Camino aterrada
el filo
de tu orilla,
oceánica locura
si no estás en mi playa
y mojo con cuidado
los dedos
en tu agua
amarga, no salada,
lágrimas y mareas
periódicas, eternas,
seguras, infinitas
como tu espuma esperma
enredada en mis tobillos.

domingo, 22 de febrero de 2009

Entre paréntesis

El izquierdo abierto,
expectante,
va amontonando y tomando
de la mano
cada momento vivido
y cada instante,
cada verso reptil,
cada libro llorado.

Se abre el telón
y aparece un paréntesis,
como un aparte
que el director de escena
se empeña en que susurre
aunque no escuche nadie.

Y yo declamo,
sin gracia, ni voz, ni vocación ninguna
que soy feliz
si al público interesa
mientras busco,
quizá algo sobreactuada,
el paréntesis derecho
que cerrará la escena.

Sé que lo tienes tú
en algún sitio,
sosteniendo, quizá,
tu propio infierno,
sé que lo tienes tú
y aún no lo quiero,
guárdalo un poco más,
te va a hacer falta.

domingo, 15 de febrero de 2009

Aliento

Y solo quiero derramar en tu boca
ese aliento, que a veces, no te alcanza
para trepar la cima
como un sherpa,
manos y pies desnudos,
ebria el alma
y alegre cada paso,
cada roca,
cada rincón oscuro y casi helado,
alegre cada herida que aún no sana
pero sabe que "vida"
es también esto.

Y solo quiero
derramar en tu boca
mi aliento de esperanza y de montaña.

domingo, 1 de febrero de 2009

Enero en alta mar (Recitado)

Estreno voz en Nunca Jamás. Como sabéis quienes me seguís, enero terminó en silencio. Se me ha instalado un extraño silencio... no escribo. No hay poemas, solo silencio... ni siquiera hay imágenes, solo ese frío silencio de nieve, como la que ahora mismo veo caer desde mi ventana.

Quiero habitar un tiempo en ese silencio, quizá sanador, en el que es posible que germinen nuevos poemas, nuevas imágenes. De momento acariciaré su superficie pulida, silencio suave y acogedor. Y lo llenaré de vez en cuando poniéndoles voz a algunos poemas. Tengo unos cuantos en cartera, grabados desde hace tiempo. Si no están muy mal (el anterior micrófono era peor) los iré subiendo... y si no, los grabaré de nuevo.

Por cierto... la culpa la tiene Víctor Vergara. Él sabrá lo que pide, yo me dejo convencer.