Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

domingo, 4 de enero de 2009

¿Quién necesita un hombre?

¿Quién necesita un hombre
teniendo dos manos,
veinte dedos?

______Hablo de hacer taladros,
______montar muebles,
______contratar un seguro,
______pintar sillas...
______¿o qué habíais pensado?

¿Quién necesita un hombre
teniendo un cerebro?

______Esta vez si,
______estoy pensando en sexo.

3 comentarios:

Giovanni-Collazos dijo...

Este poema me ha encantado, muy bueno.

Un beso.

Gio.

Mayte Sánchez Sempere dijo...

¡Hombres! siempre os gustan los que hablan de sexo... ja, ja, ja, es broma.

Gracias por andar por aquí, Gio, un beso.

Abril dijo...

jaaaa, muy bueno este poema

muy lindo tu blog, Mayte :)