Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

miércoles, 14 de enero de 2009

Pequeño génesis de andar por casa

¿Recuerdas el lunar
en mi mejilla, aquel
que acariciabas con tus ojos?

Tengo que confesarte algo...

Aquel lunar no estaba,
antes de ti
allí
no había nada,
ni piel, ni carne, ni hueso, ni lunar,
no había nada.

- Adoro ese lunar
de tu mejilla.

Y yo corrí al espejo
a buscarlo
y en el vacío lo vi,
recién creado,
minúsculo Adán modelado a tu imagen,
barro y saliva
la vida de tu aliento,
redonda criatura
que aún hoy
reza a tu nombre.

1 comentario:

Nuria dijo...

lo visible y lo invisible. Bonito poema Mayte