Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

martes, 6 de enero de 2009

Enero en alta mar

Baja la niebla
fría
húmeda
densa
silencio que me hiela las encías,
aprieto los dientes
por morderme la lengua
y no gritarle al eco
de mi llanto
que la ausencia es un pez
y no tiene memoria,
me devora los ojos
como a cualquier ahogado
y no veo
razón
ni entiendo
otras luces
que las de tu horizonte
en que sueñan mis barcos.

No hay comentarios: