Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

viernes, 26 de diciembre de 2008

Dudas de Penélope al inicio del tercer año de espera (y Ulises perdido, para variar)

¿Cómo es posible que tras
incontables noches
siga anhelando aquella
dormida entre tus sueños,
y aún despierte
con tu olor anegando
los poros, las orillas, las sábanas, el sexo...?
y me duele tu piel
que ya no está en la mía,
me quema,
me escuece,
desollada esperanza,
mi voz errada
no puede pronunciarte
sin que se ahogue, se inunde, se quiebre, se desplome...
¿Por qué
no puedo olvidar,
tapar la herida,
vivir como si nunca hubieras existido?

Sólo le encuentro una explicación,
pero estoy deseando
que alguien me demuestre
que me equivoco...

1 comentario:

Caste dijo...

Cómo es posible que tras
incontables noches
siga anhelando aquella
dormida entre tus sueños,
y aún despierte
con tu olor anegando
los poros, las orillas, las sábanas, el sexo...?



¿Cómo es posible?
pues ni idea...pero lo es...

un poema lleno de rabia por no poder olvidar

un abrazo