Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

viernes, 10 de octubre de 2008

Soy profeta a favor de un amor sin tiempo

Llegará el día
en que tú y yo juntos
engendraremos vida,
carne de nuestra carne.

Nuestras cenizas
se fundirán en humus
que alimente a mil generaciones,
abrazados al vientre
de la tierra,
juntos al fin,
eternos para siempre,
seremos uno...
¿quieres esperar tanto?

No hay comentarios: