Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

miércoles, 29 de octubre de 2008

Si es que se veía venir...

Mamá, hoy en clase
hemos hecho cometas.
Y luego
hemos salido al patio
para hacerlas volar
con el viento del norte.

¿Y la tuya, ha volado?

La mía, no exactamente...
subía más alto que ninguna
pero de pronto,
como si le hubieran disparado,
caía al suelo como una piedra...

Serás poeta, hija mía.

No hay comentarios: