Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

jueves, 4 de septiembre de 2008

Un buen lugar para que duermas

Te invito
amor
de nuevo
a mi ombligo.

Como sabes,
es amplio
y confortable,
tiene calefacción
central
a base
de latidos
apasionados
- ¿recuerdas
amor
como los provocabas? -

no tiene ascensor
pero estoy
segura
de que prefieres
subir
reptando
desde mis pies
- ¿recuerdas
amor
como los besabas? -
las vistas
son buenas
a pesar
de los estragos
del tiempo,
la dicha,
la ley de gravedad
y las estrías
- ¿recuerdas
amor
como las acariciabas? -
por lo demás
está en un lugar
tranquilo,
inmejorable situación
en el centro
de mi vientre,
siempre acogedor,
redondo
y fértil,
a escasos
centímetros
del profundo
pozo
de los placeres
- ¿recuerdas
amor
como lo saboreabas? -
el contrato
solo sugiere,
acaso insinúa,
que de vez en cuando
lo hagas sacudirse
como mejor sepas,
que escribas
tu nombre
en las paredes
y no olvides
que nada hay
más tuyo
que este ovalado
hueco
en mi cuerpo,
medio armario,
una toalla
y dos cajones
vacíos que te esperan.

No hay comentarios: