Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

jueves, 11 de septiembre de 2008

Otra vez, quizá, el poema de siempre

Lo he probado todo

las letras despeinadas,
borrachas,
con ojeras
y el olor a almidón
de metáforas planchadas,

las palabras disueltas
en lágrimas
de océano
y el adjetivo, pedrisco
furioso que golpea

lo he intentado
con versos dulces
e imágenes hermosas
o con espinas y espadas afiladas,
con pluma,
lápiz,
pincel,
gin-tonic y cerveza,

en segunda
y en tercera persona,
con el sudor y el sexo
destripados
sobre la mesa de autopsias,
con el alma
erecta
y transparente,
respirando o muriendo,
subiendo
a la cima del llanto
y habitando
el abismo de la risa

he inventado
versos ajenos
y he plagiado mil veces
cada una
de mis rimas

todo lo he hecho

y sin embargo

se me resiste
la palabra justa
para este amor,
tan vivo
y tan lejano.

No hay comentarios: