Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

miércoles, 13 de agosto de 2008

Peor aún que cortar cebollas

Amarte a ti
es
como limpiar
pescado,
parece sencillo
pero requiere
de una cierta
destreza
y
es fácil
equivocarse,
porque hay
espinas
que no pueden
quitarse
sin correr
el riesgo
de arruinarlo todo.

Amarte a ti,
que resbalas
entre mis dedos
si intento
asirte,
es
como limpiar
pescado,
una labor
que precisa
paciencia
y cuidado,
con la sospecha
del placer
futuro
y el miedo
a que al final
solo me quede
tu persistente
aroma
en la punta
de los dedos.

Amarte a ti,
que hoy boqueas
fuera del agua,
es
como tratar
de reanimar
a un pez
haciéndole
el boca a boca.

Perdura
en mis labios
tu sabor
de océano
y tu tacto
de agua y oleaje,
tu deseo
de vivir
a contraescama
y la resaca
que me arrastra
a tu fondo
y me sumerjo
en el mar
para que nadie
vea
mis lágrimas
cuando
limpio
pescado.

No hay comentarios: