Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

miércoles, 20 de agosto de 2008

Envuelta para regalo

Te amo
con cordura,
lúcida,
puñetera
y consciente...

¿Por qué yo?

preguntaste
y solo supe
hablarte
del árbol del ahorcado...

eres mi punto
de locura,
imprescindible
para
mantenerme alejada
del Santorio del Doctor León
al menos
otra década...

¿Por qué tú?
porque tú lo vales,
diría
un publicista,
y es cierto,
lo vales,
lo mereces
y quise ser tu premio,
consuelo
para tantas amarguras,
ternura
contra esas
traiciones afiladas,
paz y sosiego
para tu vida en pie de guerra
(ya sabes,
un clásico,
el reposo
del guerrero).

El amor
eligió,
yo decidí,
te abrí mi puerta.
desconecté
la alarma,
depuse todas
mis armas,
las blancas y las negras,
jubilé a la mesura
y me rendí al destino.

Escribiste
en tu diario
que eras feliz
conmigo
y yo
me envolví
en celofán,
me puse un lazo
y escribí
al dictado
la tarjeta:

Regalo del destino, te lo has ganado.

Ahora
haz el favor
y abre
de una puta vez
el dichoso
paquete,
que llevo
un milenio
esperando
y el papel
de regalo
no deja
entrar el aire.

No hay comentarios: