Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

viernes, 22 de agosto de 2008

De repente echo de menos a Don Juan

Hoy
quiero ser amada
y no me importa
si tengo que ser
cruel
o mentirosa,
hoy
solo por un rato
quiero ser
musa,
escuchar
de unos labios
las ardientes palabras
que arranca
la pasión
arrebatada.

Hoy
quiero inspirar
a algún poeta,
posar para un pintor
que me idolatre,
hoy quiero ser
la Laura
de Ernesto,
la Gala
de Dalí,
la Beatríz
de Dante.

Hoy
quiero un hombre
que pierda
los papeles,
que cante
sin pudor
en mi ventana,
quiero un Romeo,
un Cyrano enamorado,
quiero promesas,
poemas,
serenatas.

Hoy
me sirve
un vendedor
ambulante
que prometa
quitarme las verrugas,
no hace falta
que me ame
para siempre,
me basta
una mentira
bien
hilada.

No hay comentarios: