Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

viernes, 8 de agosto de 2008

Acepta lo inevitable y ámalo tal como es

No habrá dedo
que acuse
al huracán
si tus palabras
se las lleva el viento,
no habrá
tribunal
que juzgue
al mar
por dejarse morir
en tus orillas,
ni habrá
reproche
para la lluvia
que me empapa
la cara
si miro
al cielo
en medio
de tu tormenta...

una vez
que saltas
al abismo
la caida
es inevitable
y carece
de sentido
culpar
al desnivel.

No hay comentarios: