Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

domingo, 6 de julio de 2008

Amor salmón

El corazón,
que nunca
se equivoca,
tampoco
acierta
del todo
en su latido,
porque
no entiende
de miedos
convenientes,
ama
y palpita,
sigue
su propio
ritmo...

y así,
vacante,
amanezco
en mi contracorriente
acostumbrada,
renunciando
a que
cualquier orilla
acoja
mis agallas
torturadas...

porque el salmón
remonta
hasta la muerte.

No hay comentarios: