Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

sábado, 26 de julio de 2008

Al emperador de las hormigas carnivoras

Y quise
que orbitase
todo
alrededor
de mi risa,
todo tu yo,
tan alto,
tan lejano,
tan majestuoso,
emperador
al frente
de millares
de hormigas
que devoran
mi carne
sin casi
darme
cuenta,
tan breves
sus mordiscos
que acabo
por reírme
y se cumple
otro ciclo
en el que todo
gira
alrededor
de un breve
guiño tuyo
y pestañeo
y tu ejército
obediente
te presenta
sin mucha ceremonia
mi corazón
sangrante
que ríe,
el muy idiota.

No hay comentarios: