Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

lunes, 2 de junio de 2008

Wombat

Se me han perdido
las llaves
en un pliegue
de tu ombligo,
entenderás
que es algo
importante,
por eso te llamo.

Recuerdo
perfectamente
que las dejé
nada más entrar
a la derecha,
en ese rincón
calentito
y dulce
donde la piel
forma un bolsillo,
(llamemosle,
por ejemplo,
marsupio)
ahí
donde me habitué
a guardar
las cosas
importantes.

Espero
que no se te haya
descosido
el fondo,
podrías sufrir
una septicemia
si se te cuelan
dentro
mis versos,
mis promesas,
mi esperanza
y esa ilusión
grande
que también
dejé
allí...

volviendo a lo importante,
es cuestión
de un
minuto,
déjame otra vez
colarme
en tu ombligo
y en cuanto
encuentre
las llaves
de mi vida
te dejo que sigas con tus cosas.

2 comentarios:

Jose dijo...

... te regalaré un llavero para que las cuelgues en otro lado... allí acabarán perdiéndose...
besos de colores

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Parece un buen plan, solo falta que ahora sea capaz de recuperarlas :)

Un beso convaleciente,
Mayte