Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

domingo, 8 de junio de 2008

Uno de tantos días

Hay días
en que me pueden
las ganas
y te nombro
por error
cada vez
que abro
la boca,

días
en que tu sombra
se abraza
a la mía
y mi piel
no entiende
por qué
está desnuda
de ese abrazo.

Hay días
en que mi vida
no sabe
como seguir
esperando
a tu tren
que trae tanto retraso

y me quedo
en medio
de la vía
muda de espanto,
pidiendo
a las estrellas
que no sea
esta
una vía muerta.

Hay días
en que me faltas
demasiado,
días
en que un abrazo
bastaría.

1 comentario:

Caste dijo...

Madre mía...buf
brutal
me identifico plenamente
:(
y hoy hace un mes que me faltan esos días de sol

Mayte, gracias por tu poema,
es como si lo hubiera escrito yo
en "uno de esos días"

y...
un abrazo bastaría...

aplaudo...

un abrazo

(no será via muerta, confía)