Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

domingo, 22 de junio de 2008

Traumatismo cardiaco incompatible con la vida

Entré
en urgencias
segura
de que nadie
podría hacer
ya nada
para ayudarme.

Necesito un antídoto
contra lo inevitable.

Preguntaron
por
mis
síntomas.

Ha cambiado
el sabor de los veranos,
se ha vestido de absurdo
la esperanza,
hay una lágrima
tenaz
que no se agota
y el tiempo
se dilata
cuando él no está cerca.

Ahora
releyendo
el informe
me tatúo
en la frente
mi epitafio

Me mató el amor definitivo.

1 comentario:

Caste dijo...

Ha cambiado
el sabor de los veranos

y es verdad,

pero...

nuevos sabores vendrán

aunque sobreviva
la lágrima tenaz


un abrazo Maye