Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

jueves, 26 de junio de 2008

Quédate en Ítaca, el mar solo es para valientes

Quizá
tengas razón
y no
debieras
confiar
en mi
pues soy
un mar
en calma,
paz
aparente
y suave
que encierra
fuerza
y pasión,
mareas,
tempestades,
hambre
de Leviatán,
sed
de tifones...

y guardo
en mi interior
tesoros
incontables
algunos
propios
y otros
tristes restos
de algún
antiguo
marino
confiado...

soy el océano
aquel
que da la vida
o que la quita
mas siempre
sin quererlo
que
si arrebato
a Ulises
su camino
o si en mi seno
acojo
mil naufragios
es por amor
ardiente
apasionado,
es porque el mar
nunca cabrá
en un vaso.

No hay comentarios: