Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

miércoles, 18 de junio de 2008

Guia para no perderse mirando las estrellas

No dejamos huella,
es cierto,
de nuestro
breve paso
por esta inmensidad
que nos acoge
durante un instante
fugaz.

No dejamos huella,
es cierto,
de nuestro
leve peso
en esta eternidad
que nos tolera
en un rincón
minúsculo.

No dejamos huella,
es cierto,
en el cosmos...

pero
la vida
no transcurre
entre estrellas
y galaxias
sino entre otras
ínfimas
existencias
tan grandes
y complejas
que es más fácil
comprender
supercuerdas y p-branas
que la razón
de un solo
sentimiento.

1 comentario:

Caste dijo...

En cierta manera
somos un microcosmos
una ínfima inmensidad
un instante de eternidad
es ahí donde
dejamos huellas
a veces imborrables
a veces eternas
a veces inmortales

que las huellas
que se queden
en nuestra existencia
y las que dejemos
en otras
sean siempre
amables
y muestren una sonrisa
por favor

un abrazo Mayte