Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

lunes, 9 de junio de 2008

Burn-out

- ¿Unidad de quemados?

Llamo preguntando
por ti,
creo que sigues
ingresado;
quemaduras
profundas
que podrían
haber calcinado
hasta la médula
de tu alma.

(Me siento algo ridícula
vestida de bombero
con la manguera
en la mano,
observando
los restos
chamuscados
de un incendio
al que no pude
llegar
a tiempo).

- ¿Unidad de quemados?

Llamo para ofrecer
diez metros
recién tejidos
de pericardio...

(un punto del derecho,
un punto del revés,
para que resulte elástico,
agujas del tres
y medio,
diez ovillos
de doscientos gramos
de ilusión
azul)

... garantizado,
no produce rechazo,
el injerto prende
a la primera.

- ¿Unidad de quemados?

Tengo a su disposición
un tanque
de suero salino...

(en realidad
son lágrimas,
pero nadie
notaría
la diferencia)

... podría
proporcionarles
unos cien
litros
diarios,
cualquier cosa
con tal
de ayudar
a que te recuperes.

- ¿Unidad de quemados?
- Lo siento, no puedo pasarle, el edificio está en llamas.

No hay comentarios: