Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

martes, 6 de mayo de 2008

Silueta de tiza

Hay siluetas,
perfiles,
que tienen la manía
de quedarse dibujados
en todas partes...

en los colchones,
en los espejos,
en restaurantes
y butacas de cine...

perfiles
que podríamos
modelar en barro
de memoria
si tuviéramos
suficiente barro y
suficientes ganas.

El policía de la tiza
me persigue
a diario,
para dibujar
en todas partes
una silueta vacía...

y yo,
con mis tizas de colores
le pinto ojos
y una boca sonriente,
porque a la ausencia,
a veces,
se termina
por cogerle cariño.

2 comentarios:

Jose dijo...

vaya... escribí un texto que se llama Me gustan los colchones de lana... y también hablo de esto.
Besos de colores

Mayte Sánchez Sempere dijo...

La culpa de este poema, incluso de este nuevo blog es toda tuya... esta mañana leí tus Colchones de lana y te dejé un comentario que es, básicamente, este poema :)

Besos,
Mayte