Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

lunes, 19 de mayo de 2008

Hasta que el transbordo nos separe

Hoy
podría haberme enamorado
pero el hombre perfecto
estaba dormido,
dejándose acunar
por el vaivén
del metro...

tenía cara
de ángel
caído,
o de chico malo,
que son
los que más
me gustan...

podría
haberme balanceado
sin red
en el amplio
trapecio
de su pecho...

entre sus clavículas
y su pelvis
había espacio suficiente
para dibujar
de memoria
el mapa del país
en que quisiera
perderme...

cóncavo y acogedor
hubiera podido
acurrucarme
en su sueño,
pero me ha dado miedo
despertarle...

podría haber inventado
una excusa,
"perdona,
necesitaba sentarme,
desde que te he visto
mi estado es
de buena
esperanza"

4 comentarios:

Jose dijo...

me ha encantado...

Mayte Sánchez Sempere dijo...

No me extraña, era tan guapo... ¿o no te referías al hombre perfecto? :D

Un beso

Jose dijo...

jajajajajaja, hombre perfecto????? como diria un mexicano, no mames guey...
Besos de colores

Mayte Sánchez Sempere dijo...

¡¡¡pero, por supuesto que hay un hombre perfecto!!!, si no ¿quién me iba a querer a mi, la mujer perfecta? :D

Besos verdes (por la esperanza, no pienses mal :D)