Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

martes, 20 de mayo de 2008

Engánchate a mi, la primera dosis es de regalo

Tengo vocación
de droga
adictiva,
pero
me falta
la picardía
que tienen ellas
para ser nociva
y al tiempo
necesaria.

5 comentarios:

Jose dijo...

mejor así...
Firmado: un yonki emocional

Mayte Sánchez Sempere dijo...

¿Y no te gustaría, por una vez, ser tú la droga en lugar del yonki? O mejor, que la droga se enganchase a ti tanto como tú a ella... En fin, desvaríos provocados por el mono :D

Besos

Jose dijo...

supongo que mi ego y mi autoestima lograrian salir de la caja de zapatos donde se han escondido... pensaré en ello y tal vez haga lo mismo que tu, pero creo que no tengo vocacion de droga...

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Yo lo único que he hecho ha sido descubrir que las drogas no son buenas... por fortuna el amor es algo más que una droga. Ahora sé que amo, pero no necesito, y es mucho mejor.

Me gustaría sentir que ese amor es recíproco... eso mil veces antes que sentir que me necesita.

Pero también debe ser hermoso saber que alguien te necesita para respirar, que eres su razón de vivir. Demasiado romanticismo, quizá...

Diles a tu ego y a tu autoestima que ya hemos acabado de contar, que hemos encontrado a los demás y que han ganado... ya pueden salir. Aquí fuera les estamos esperando para jugar a otra cosa.

Un besazo

Jose dijo...

es que no se en que caja se han escondido, pero los buscaré y se lo diré, gracias
Besos de colores