Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

martes, 27 de mayo de 2008

De cuentos y realidades

Cuando empuño la pluma
todo es posible
¿quieres comprobarlo?...

Ayer
llegaste hasta mi ventana
cabalgando
sobre una ola turquesa,
me tomaste
en tus brazos
y juraste
que nunca
dejarías de amarme
al tiempo que enjugabas
tus lágrimas
en mis negras trenzas
de 15 metros de largo;

con ellas
te ataste a mi
y me propusiste
arder juntos
en la hoguera
de un amor
que ya
no es la fruta prohibida,

después
armado de poemas
épicos
mataste al dragón
que custodiaba
la isla en la que vivo
y elfos,
gnomos
y demás criaturas
del bosque y aledaños
partieron
en naves espaciales
a celebrar
nuestros mágicos
esponsales...

Por supuesto,
cuando empuño la pluma
no dejo
de ver
la realidad...

era domingo, llovía
y tú
llevabas
tu vieja
camiseta
gris.

2 comentarios:

Caste dijo...

Pluma mágica
que mientras escribe
dibuja elfos, gnomos
y platillos volantes
Pluma que sueña
y que sabe despertar
y poner los pies en tierra

BUENISIMO
el final me sorprendió

todo es posible
con una pluma y su tinta

un abrazo Mayte

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Por desgracia la realidad es mucho más dura y triste... hoy no es buen día para soñar, la realidad y sus consecuencias volvieron a darme una bofetada.

Pero no pasa nada, en cuanto deje de escocer, pongo la otra mejilla...