Este es el lugar y este el tiempo desde los que escribo, un lugar en el que no hay gravedad que pegue los pies al suelo, en el que los sueños son posibles y solo el amor y la amistad importan. Aqui no caben la conveniencia ni el interés, aqui podemos, todos, ser felices.

Poneos cómodos, estáis en casa.

jueves, 15 de mayo de 2008

Convivencia sin gato

Me he dormido...
me ha despertado
el olor a café
porque
como cada día
tu ausencia
ha madrugado
más que yo
y ya ha hecho
tu mitad de la cama.

Zumo de naranja,
ácido,
como a mi me gusta,
cereales
con nueces
y miel,
tu vacío y yo
desayunamos juntos
cada día.

Después
yo me subo
en cualquier autobús
que me lleve lejos
y le pido
a tu recuerdo
que cierre bien
la puerta.

A veces,
como un niño pequeño
en su primer día
de colegio
me sigue
y me fastidia el día.
Lo más normal
es que me llame
de vez en cuando…
“sigo aquí, esperándote”.

Y cuando vuelvo a casa
corre a recibirme,
me abraza,
me desnuda
de todo,
por dentro y por fuera
y me hace el amor,
me besa,
me viola,
me penetra
por todos los rincones
y solo se duerme
satisfecho
empapado en mis lágrimas,
acunado por la nana
de un aullido
profundo,
subterráneo.

1 comentario:

Jose dijo...

"tu ausencia ha madrugado más que yo..." posiblemente la ausencia no duerme, tiene insomnio y pasa la noche mirando como duermes